Parroquia El Buen Pastor – República Dominicana

Valor del Mes:
Respeto
Lema del Mes:
"Honra a tu Padre y a tu Madre" (Ex 20,12)

Alba Holguín nos comparte tres grandes milagros de la Virgen en sus hijos

 

Continuamos con los testimonios de la Virgen en este Año Jubilar Altagraciano.

Alba Holguín de Espaillat es madre de tres hijos y una creyente ferviente de la Virgen María. Es miembro de la Pastoral Familia y Vida de nuestra parroquia El Buen Pastor y nos comparte con gran emoción los milagros que la Virgen ha hecho en ella y en su familia.

Holguín cuenta que tiene muchos testimonios con la Virgen, pero los más trascendentes han sido con sus hijos, donde la Madre siempre estuvo presente de forma visible.

Alba relata que desde sus nueve años tiene una relación con la Virgen, pues afirma que Ella la eligió, y, a los 11 años de edad, vivió la experiencia de la Danza del Sol. Practicaba el rezo del Rosario, hacía confesión semanal e iba a misa por instrucción del colegio al cual asistía en Costa Rica, donde vivió desde que tenía un año hasta los 14.

Cuando regresó a República Dominicana, su práctica fue disminuyendo y se distanció. A los 19 años volvió a enganchar por una amiga de su madre, Loly Verona de García, fundadora del Ministerio de Madres y Padres Orantes en Estados Unidos.

Luego de hacer un Rosario junto con otras personas más, Verona le transmitió a Alba que, durante el rezo, entendió que la Virgen tenía una misión con Alba. Pasó un tiempo y nueva vez se distanció de la fe.

Milagros en los hijos

Su relación milagrosa con la Virgen se manifestó a sus 24 años de edad, cuando quedó embrazada de su primera hija. A las nueve semanas de gestación, el ginecólogo le dijo que tenía amenaza de aborto porque su cuerpo no producía progesterona necesaria para que el embrión se mantuviera dentro del vientre.

Alba nos explicó que en esa época ella era madre soltera y vivía en San José, Costa Rica, y decidió ir todos los fines de semana en peregrinación a la Basílica que quedaba en otra provincia, como ofrenda a la Virgen. Hoy en día esa niña, se llama Mabel y pronto cumplirá sus 20 años.

En el segundo embarazo otro evento sucedió. Alba estaba casada y vivía en R.D. Su esposo y ella creyeron haber perdido a su bebita a los cinco meses de gestación, pues expulsó una masa muy grande de su vientre. Cuando llegó a la clínica, los doctores le dijeron que se trataba de un embarazo de mellizos y uno de los bebés no se desarrolló. Gracias a Dios y a la Virgen, uno de ellos sobrevivió, Camila quien ya tiene 12 años de edad.

Sobre su tercer milagro en los hijos, Alba nos cuenta que éste fue con José Alejando, a la edad de cuatro años.
Un cinco de enero, en la casa de playa de una cuñada, el niño encontró una botellita de agua con un líquido dentro y se dio un sorbo. Este fluido era gasolina mezclada con agua y aceite, que se usó para arreglar el motor del bote del familiar que visitaban, detalló la progenitora.

«El niño se puso morado, se le trancó el esófago y, de inmediato, invoqué a la Virgen y cerré mis ojos con el niño en brazos y vi a la Madre a los pies de Jesús. En ese momento, el niño volvió en sí», dijo conmovida por el recuerdo.

Al llegar a la emergencia del centro de salud más cercano que pudieron encontrar, José Alejandro vomitó toda la gasolina. Los doctores decían que no se explicaban como el niño no tenía quemaduras ni daños en la garganta o el estómago.

Alba nos dice que su hijo no ha presentado ningún episodio producto de este evento donde fielmente cree que la Virgen fue quien lo salvó.

Consagración
Por último, nos comparte que, en el 2018, en su desesperación por una situación personal y de matrimonio, invocó la ayuda de María y ese día recibió la invitación para la consagración a Jesús por su Inmaculado Corazón. Aceptó y «de ahí en adelante todo ha sido muy diferente», afirmó.

En la actualidad Alba Holguín de Espaillat sirve en la Adoración Perpetua al Santísimo Sacramento, en el Rosario de la Aurora y en la Pastoral Familia y Vida. Además, ella y sus dos hijos menores son Consagrados a Jesús por el Inmaculado Corazón de María.